sábado, 5 de octubre de 2013

LA TRIBUTACIÓN EN EL PERÚ PREHISPÁNICO


PRESENTACIÓN

En tiempos del Tahuantinsuyo todo giraba alrededor del concepto “Entregar antes que recibir”. Precisamente, ese fue el fundamento de la llamada reciprocidad. Esta se asentó en los lazos de parentesco.  ¿Cuánto de eso hemos heredado y aplicamos en nuestros días?

LA TRIBUTACIÓN EN EL PERÚ PREHISPÁNICO
En la sociedad y la economía andina prehispanica no existieron el comercio, la moneda, ni el mercado, pero si el intercambio de bienes y prestación de servicios.

De esta manera, la forma de acumular recursos se organizó alrededor de dos principios claves: la reciprocidad y la forma particular de redistribución que tenían los antiguos peruanos, y ambos principios se encontraron sustentados en las relaciones de parentesco.



La reciprocidad Se conoce con ese nombre al medio o sistema de intercambio que permitía obtener recursos, mano de obra y servicios. La reciprocidad se sustentó en el incremento de lazos familiares, es decir, la multiplicación de los vínculos de parentesco fue necesaria para la existencia y continuidad de la reciprocidad.



La redistribución 

La redistribución era una función realizada por el jefe del ayllu, curaca o inca, quien concentraba parte de la producción que posteriormente era distribuida a la comunidad o diversas comunidades, en épocas de carencia, o para complementar la producción de esos lugares.

Niveles de reciprocidad y redistribución
  1. a)     El ayni.
Era el trabajo solidario que se prestaba en forma regular y continua entre los miembros de un mismo ayllu y entre ayllus. Por ejemplo, si una persona necesitaba construir una vivienda, convocaba a los miembros del ayllu y hacían dicho trabajo; el beneficiado los agasajaba con alimento y bebida. Luego, este participaba en otra labor comunal de ayuda a un integrante de su ayllu y de esta forma “devolvía” el servicio recibido.



De igual forma, los miembros de un ayllu prestaban sus servicios a los de otro ayllu. A cambio, estos les entregaban el alimento necesario para que cumplan la labor. En otros momentos, la situación se invertía. Este nivel de reciprocidad, que era simétrico, solo permitía una redistribución en pequeña escala.

AYNI “Hoy por ti, mañana por mí”.

 
La redistribución era una función realizada por el jefe del ayllu, curaca o inca, quien concentraba parte de la producción que posteriormente era distribuida a la comunidad o diversas comunidades, en épocas de carencia, o para complementar la producción de esos lugares.

b)       La mita.

Era el trabajo colectivo que realizaban los ayllus a favor de su curaca o del inca. .
El tributo en forma de trabajo colectivo: agrario, artesanal, minero, pesquero y en construcción de obras públicas.

  

Conclusiones

o   Los hombres del antiguo Perú habían desarrollado formas de tributación alrededor de las cuales se estructuraba su vida económica y social, y, especialmente, la consecución del bienestar y la acumulación de riqueza. También era la manera como se relacionaban con el poder local (curacas) y con el poder central (Estado inca).

o   El aporte de mano de obra o bienes les daba la condición de runas y los convertía en sujetos de beneficios, como de obras públicas, servicios de protección y obsequios. La tributación se basaba en los principios de solidaridad y reciprocidad. Es necesario destacar que en esa misma época (siglo XVI), en el mundo occidental el tributo era confiscatorio.

o   El tipo de tributo creado y asumido en el mundo andino, antes de la conquista, era similar al de la contribución moderna, entendida como aquel tributo cuya obligación es generada para la realización de obras públicas o actividades estatales en beneficio de un determinado grupo de contribuyentes (los que pagan la contribución) y sus familiares (derecho habientes).

o   En el caso peruano y de otras culturas similares, el contribuyente era el ayllu y sus integrantes eran responsables solidarios: hombres y mujeres adultos. Esta situación cambio



 









No hay comentarios:

Publicar un comentario